top of page
Buscar
  • Foto del escritorAna Montoya

Boletin Centro de la Esperanza - Febrero 2024

La Cuaresma un tiempo propicio para prepararnos a celebrar con el corazón renovado el gran Misterio de la muerte y resurrección de Jesús, fundamento de la vida cristiana personal y comunitaria.




Míércoles de ceniza - inicia el tiempo de cuaresma

Llamamos Cuaresma al período de cuarenta días (cuadragésima) reservado a la preparación de la Pascua. Desde el siglo IV se manifiesta la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia.


La Cuaresma comienza el Miércoles de ceniza y concluye inmediatamente antes de la Misa Vespertina in Coena Domini. (jueves santo). "En la Iglesia universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año (en memoria de la muerte del Señor) y el tiempo de cuaresma".

La imposición de la ceniza es una invitación a recorrer el tiempo de Cuaresma como una inmersión más consciente y más intensa en el misterio pascual de Jesús, en su muerte y resurrección, mediante la participación en la Eucaristía y en la vida de caridad.



Catequesis



Seguimos en preparación con los niños de la catequesis para sus sacramentos de la primera comunión y confirmación. Aquí los podemos ver en clases, actividades, oración y tiempo de receso.

Inciamos la preparación para la consagración a San José - 33 días de preparación



El significado de la Consagración en realidad significa “destinar para un fin sagrado”. Por lo tanto, consagrarse significa hacerse a un lado uno mismo para amar y servir a Dios. Podrías preguntarte entonces, ¿Por qué consagrarse a María y/o San José si me puedo consagrar directamente a Dios? San Louis Marie Grignion de Montfort, San Juan Pablo II y muchos otros santos, ¡nos dicen que María consagró su vida entera amando y sirviendo a Dios y a su único hijo, Jesucristo! Ella nos puede enseñar a cada uno de nosotros cómo “amar y servir a Dios perfectamente en nuestras vidas diarias”. Consagrarse te ayuda a crecer en la fe, amor y esperanza en Dios. Esto es igual para la consagración a San José, porque San José fue el padre adoptivo de Jesús y el único santo que haya conocido a Jesús en persona, amando y cuidando de él hasta que fuera adulto. San José puede también enseñarnos cómo obedecer los mandamientos y amar a Dios diariamente. Tanto el Papa Benedicto XVI como el Papa Francisco son grandes devotos a San José. ¡San José es el santo patrono del Papa Benedicto XVI y el Papa Francisco inició su papado en la fiesta de San José el 19 de Marzo!



Aquí tenemos lo que el Papa Francisco ha dicho de San José: “Tengo mucho amor por San José porque es un hombre fuerte y de silencio. En mi escritorio tengo una imagen de San José durmiendo y durmiendo cuida a la Iglesia.” “En los Evangelios, San José aparece como un hombre fuerte y valiente, trabajador, pero en su alma se percibe una gran ternura, que no es la virtud de los débiles, sino más bien todo lo contrario: denota fortaleza de ánimo y capacidad de atención, de compasión, de verdadera apertura al otro, de amor.” “¿Cómo vive José su vocación como custodio de María, de Jesús, de la Iglesia? Con la atención constante a Dios, abierto a sus signos, disponible a su proyecto, y no tanto al propio.”


Presentación de los candidatos y candidatas de la niña azucena y niño modelo de San José

Como cada año los niños de la catequesis del centro de la esperanza de los diferentes niveles participan para ser el niño modelo de San José, aprendiendo más de su vida, virtudes y amor a Jesús y María.


Eucaristía - Miércoles a las 7:00 p.m.

La Eucaristía es la fuente de la misión del cristiano y de la comunidad eclesial, porque infunde en el corazón la caridad de Cristo y la esperanza del reinado de Dios.

La Eucaristía ayuda a la Iglesia a comprender su vocación y misión. Alimentándose del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, la comunidad eclesial toma conciencia de que es enviada a anunciar y hacer presente el reinado de Dios en nuestra sociedad.


"El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz".

Madre Teresa de Calcuta



12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page